Drenaje Linfático

Drenaje Linfático Atocha

El drenaje linfático manual es una forma de masaje que favorece el funcionamiento del sistema linfático, crucial para una marcha eficaz del sistema inmunológico.

Es una técnica de masoterapia que se engloba en el campo de la fisioterapia y en las técnicas de masaje terapéutico.

Se puede definir como una serie protocolizada de maniobras manuales muy suaves que, basadas en un profundo estudio de la anatofisiología del sistema linfático, se realizan con el fin de drenar o desplazar la linfa que por cualquier causa patológica se encuentra estancada (véase edema) a territorios linfáticos sanos para su evacuación normal hacia el torrente venoso.

La clave del éxito del drenaje linfático manual está en el drenaje de las proteínas de los edemas linfáticos, que hoy por hoy, no son capaces de drenarse por medios instrumentales (por ejemplo, la presoterapia, que drena sólo líquido intersticial).

El sistema linfático es uno de los sistemas más importantes de nuestro cuerpo ya que es el encargado de desintoxicar, nutrir y regenerar el tejido, filtrar los desechos metabólicos y el material no orgánico y mantener un sistema inmunológico en buena forma.

El sistema linfático, a diferencia del sistema circulatorio en el que el corazón actúa como una bomba para hacer circular la sangre, no tiene un motor para hacer circular la linfa. En lugar de ello, los vasos linfáticos contienen músculos diminutos, o linfangiones, que contribuyen al al movimiento de la linfa a través del llamado movimiento peristáltico.

Que nuestro sistema linfático funcione bien es muy importante para nuestra salud y bienestar. En la linfa circulan los glóbulos blancos que combaten las infecciones y contribuyen a la producción de anticuerpos, además de las hormonas.

La fatiga, el estrés, la inactividad, la ropa apretada… inhiben el flujo linfático, lo que compromete el funcionamiento celular ya que los desechos metabólicos (toxinas) se acumulan, volviéndonos vulnerables a posibles enfermedades.

La circulación de la linfa se puede incrementar de seis a diez veces como resultado de una sola sesión de drenaje linfático.

El drenaje linfático es un excelente complemento para cualquier tipo de cirugía, ya que reduce la hinchazón (a veces en cuestión de minutos de un tratamiento), disminuye el tiempo de cicatrización y mejora la cicatrización adecuada. Esta técnica puede realizarse tan sólo 24 horas después de la cirugía.

Además del tratamiento, ayuda beber mucha agua, comer una dieta saludable, realizar respiraciones abdominales profundas y el ejercicio.

Una sesión de drenaje linfático comienza en el cuello ya que hay una alta concentración de los ganglios linfáticos en el cuello y los vasos linfáticos más grandes están cerca en la zona del pecho. Después la sesión se movería al tronco del cuerpo, principalmente la zona abdominal. La sesión se centrará después en la zona afectada, con más frecuencia las extremidades con linfedema. El movimiento se relizará de forma que la linfa fluya en la dirección adecuada.

Los ganglios linfáticos actúan como filtros que atrapan lo que el cuerpo no necesita. Esto incluye bacterias, virus, células dañadas o células cancerosas. Cuando las bacterias u otras amenazas inmunes están presentes en la linfa, los ganglios linfáticos aumentan la producción de glóbulos blancos que combaten las infecciones y esto puede causar que los ganglios se inflamen. El cuerpo humano tiene entre 400-700 ganglios linfáticos dependiendo de la persona.

Qué esperar

El drenaje linfático es una técnica manual especializada que consiste en movimientos muy suaves y rítmicos, administrados por un terapeuta altamente capacitado. Cada trazo se mueve ligeramente la piel en la dirección del flujo linfático para fomentar el drenaje de líquido y residuos.

Beneficios

El masaje de drenaje linfático tiene muchos beneficios:

  • Desintoxicación: Reducción de la lentitud provocada por el consumo excesivo de almidones y alimentos con alto contenido de grasa, así como por la falta de ejercicio.
  • Dolor de cabeza: La mayoría de los dolores de cabeza tienen un componente de “congestión”, por lo que responden bien al drenaje linfático. Una vez que el tejido se descongestiona mejora el flujo de sangre, lo que reduce el dolor y el malestar.
  • Promover la curación: Después de una cirugía o lesión, los tejidos pueden estar hinchado y dolorido. El drenaje linfático ayudará a drenar los tejidos, reducir la inflamación y mejorar la curación.
  • El embarazo y después del embarazo: Las mujeres embarazadas, a menudo sufren retención de líquidos, por lo que el drenaje linfático puede mejorar la comodidad, especialmente en piernas y pies.
  • Reduce la hinchazón: Después de largos períodos de inmovilidad como viajes largos en avión, el líquido tiende a estancarse en los tejidos provocando hinchazón. Estos factores responden bien cuando se reducen con el drenaje linfático.
  • Reduce el tejido de la cicatriz: El drenaje linfático regenera tejidos para reducir las cicatrices.

¡DESCUBRE NUESTROS TRATAMIENTOS!

Y deja que te tratemos con tacto...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR